Ventas: 951 513-8138

Los parásitos afectan sumamente la producción del ganado bovino, pues generan desórdenes nutricionales, los cuales implican la pérdida de peso, retraso en el crecimiento y la aparición de enfermedades secundarias.

Dentro de las nematodasis más comunes, se encuentran las gastrointestinales, que provocan diarreas, caquexia y anemia. Para tener un control adecuado sobre este tipo de afecciones, se debe reducir la población de parásitos y restringir su infección. Esto se logra con la aplicación de fármacos adecuados y la implementación de sistemas de crianza que disminuyan el contacto entre los parásitos y los animales. Existe una gran variedad de compuestos, pero la eprinomectina, posee características especiales que la convierten en una gran alternativa para su uso “pour on”.

La eprinomectina es una lactona macrocíclica, derivada biosintéticamene de las avermectinas. Entre sus principales propiedades se encuentra, su elevada actividad ectoparasiticida, así como su carácter altamente lipofílico, que le permite distribuirse ampliamente por los tejidos y permanecer de manera prolongada en el plasma, además de presentar una eliminación en leche por debajo del nivel máximo aceptable de 30 ng/ml, lo que hace adecuado su uso, durante el periodo de lactación.

Las enfermedades que afectan a las aves de corral son muy variadas, pues son muchos los agentes etiológicos que las causan. Dada su alta contagiosidad y rápida diseminación, destacan las afecciones bacterianas como: cólera aviar y coriza infecciosa, así como los padecimientos virales de: la viruela aviar y el Newcastle.

El cólera aviar es desencadenado por Pasteurella multocida, una bacteria que puede sobrevivir hasta 1 mes en los excrementos y de 2 a 3 meses en el suelo y en los cadáveres en descomposición. Esta enfermedad es común en pavos y pollos jóvenes. En la forma aguda, ataca a todo el cuerpo, provocando que los animales dejen de comer y beber, por lo que estos pierden peso en forma rápida. En la forma crónica, genera inflamación en la cara y la barbilla. Como tratamiento, se recomiendan antibióticos de amplio espectro como las sulfonamidas y enrofloxacina, por eso se debe utilizar CORTISOL (Sulfatiasol y Trimetroprim) y ENRROX-10 (Enrofloxacina) de laboratorio MAVER.

El virus del Distemper canino, también conocido como virus del moquillo, afecta a perros de todas las edades. Idealmente, para evitarlo, se deben vacunar a todos los cachorros después de la quinta semana de edad, pero cuando las vacunas aplicadas no son de calidad, o no se siguen los protocolos en su cadena fría, o el dueño no cumple con los esquemas de re-vacunación; puede que no exista una adecuada protección en la mascota, exponiéndolo al virus y provocando que contraiga la enfermedad.

El moquillo puede generar en los perros, ligeros malestares como lagrimeo, mucosidad o tos, pero también puede implicar el desarrollo de formas más graves, que involucran al sistema respiratorio, con cuadros de respiración fatigosa; al sistema digestivo, con gastroenteritis, vómitos y diarrea; al sistema nervioso, con ataques súbitos, espasmos musculares y parálisis de extremidades; y hasta alteraciones cutáneas y oculares.

Un medicamento muy utilizado como tratamiento de los trastornos que causa el Distemper es MOXID de MEDERILAB, una solución inyectable, basada en el antiviral moroxidina, en conjunto con dipirona, para brindar un efecto analgésico, antiinflamatorio y antipirético, que permiten al animal, una pronta recuperación.

¡Las presentaciones de MOXID: 10 mL; 50 mL y 100 mL, están de venta en MARSANVET!

Consulte a su asesor de ventas de MARSANVET.

Las enfermedades de las vías aéreas inferiores en perros y gatos producen grandes cantidades de exudado inflamatorio relativamente viscoso y moco que se adhiere a bronquiolos y bronquios, pudiendo exacerbar el estrechamiento de la luz bronquial y potenciando una tos persistente. En esta situación, la terapia mucolítica y expectorante tiene valor clínico enfocado en facilitar la resolución del trastorno respiratorio.

Los expectorantes y mucolíticos son fármacos que se utilizan para incrementar la expulsión de las secreciones bronquiales, mejorar el aclaramiento del exudado bronquial y promover una tos productiva. Desde el punto de vista fisiológico, un mucolítico disminuye la viscosidad de la mucosa bronquial, con lo que facilita la liberación del esputo, mientras que un expectorante estimula los mecanismos de eliminación, como el movimiento ciliar, que impulsa la secreción hacia la faringe para ser eliminado por expectoración o deglución.

Un agente mucolítico y expectorante muy utilizado es la bromhexina, presente en BROMUCOL de LAPISA, una solución inyectable que sirve como coadyuvante en el tratamiento de afecciones del tracto respiratorio que cursan con moco, aumento de viscosidad de éste y casos de retención de secreciones, como son neumonías crónicas, bronconeumonías aguda y crónica, bronquitis aguda y crónica, faringitis, laringitis, traqueítis y sinusitis, así como procesos simples como tos y catarro.

¡BROMUCOL está de venta en MARSANVET!

  • 1
  • 2